Tresors

A mi la lectura m’ha procurat molts plaers. La literatura m’ha regalat perles que conservo amb molta estimació. Perles que esdevenen tresors dins el meu cor i que he compartit en alguns textos anteriors. Tresors perquè ajuden a ampliar la riquesa interior. Bocins de saviesa expressats de manera poètica, aforística o reveladora que conviden a pensar i a sentir. I, amb la seva força commovedora, també ens transformen. Bona lectura!

“Les coses no són del tot blanques o negres, sovint el blanc és el negre camuflat i a vegades el negre és el blanc que es deixa aixecar la camisa”. (R. Gary, 2014. “La vida al davant”).

“Hay que aceptar que uno no puede ser para el otro todo aquello que le gustaría ser”. (E. Hillesum, 1941-1943. “Diario de Etty Hillesum. Una vida conmocionada”).

“No me importa resultar ridícula de vez en cuando, ello me humaniza”. (M. A. Clark Bremer, 2014. “El librero de París y la princesa rusa”).

“No se trata de reducir lo complejo a lo simple, sino de vivir lo complejo de forma sencilla”.  (P. Grande, 2012. “Hendiduras”).

“También hay que saber aceptar que se tienen momentos estériles. Cuanto más honestamente se acepte, más rápido pasa un momento así”. (E. Hillesum, 1941-1943. “Diario de Etty Hillesum. Una vida conmocionada”).

“El infinito cabe en un dedal de tierra; las más bellas historias se engarzan en la escala de la infancia, cuando todo parece inmenso y es pequeño”. (A. Bessa-Luís, 2004. “Contemplación cariñosa de la angustia”).

“Tal vez, para aprender después a caminar con los zapatos rotos, sea conveniente tener los pies secos y calientes cuando se es niño”. (N. Ginzburg, 2002. “Las pequeñas virtudes”).

“Dar siempre la cara es más propio del visible, como lo es del invisible el hecho de nunca darla. Una y otra son maneras de esconder lo que es más nuestro y también lo que es más frágil. Por esto dar siempre la cara lo mismo que nunca darla, son formas de protegernos frente a un primer desamparo: ese de no haber tenido al comienzo de la vida una mirada que nos supiese acoger, y a la vez nos permitiese ser libres”. (R. Servera, 2000. “El arte de la mirada oblícua”).

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: